ACERCA DE MI

HOLA

Que lindo que estes aqui. Mi nombre es Grace, y estoy acá para ofrecerte herramientas y acompañarte en tu proceso de transformación hacia un estilo de vida más amoroso y consciente que te conecte con tu bienestar, salud y felicidad.
Ya sea que busques información práctica y muy concreta o una transformación profunda y espiritual, hay algo que hoy en día no podemos negar: la conexión que existe entre la alimentación y las emociones, entre nuestros hábitos y nuestra calidad de vida.

Esa conexión es mi pasión y mi meta es compartir contigo todo lo que he aprendido durante mi propio viaje en búsqueda de equilibrio y bienestar. Estoy aquí para trabajar contigo, acompañarte y motivarte para que alcances tus objetivos y manifiestes la mejor versión de ti mismo.

Para acompañarte de forma idónea en tu recorrido, me certifiqué como Health Coach por el IIN -Institute of Integrative Nutrition de Nueva York- y en mi práctica integro diversas herramientas de mi constante capacitación en áreas como salud y nutrición integrativa, mindfulness y alimentación, nutrición funcional, alimentación viva, cambio de hábitos, ludoterapia y técnicas de coaching, entre otros.

Yo encontré en el estilo de vida basado en plantas, un camino más compasivo y respetuoso con otros seres vivos y conmigo misma. Sin embargo, creo que cada recorrido y motivaciones son únicos. De lo que estoy segura es que todas las personas debemos en algún momento emprender un viaje de reconexión interior.

Trabajo con mis clientes paso a paso, ayudándoles en ese proceso y diseñando juntos el estilo de vida que desean mientras descubren su poder interior para lograr los objetivos que se propongan.

Creo que la comida es fundamental para nuestro bienestar, pero no importa cuan “limpio” comamos, si no nos amamos, escuchamos y empoderamos, nunca nos sentiremos saludables y felices en nuestra propia piel. Por eso es también imprescindible nutrir nuestra mente, reconocer y honrar nuestras emociones, y ser conscientes de que somos seres integrales capaces de transformar nuestra realidad.

"Buena salud es no sentir cansancio; tener buen apetito; dormirse y despertarse con facilidad; tener buena memoria; sentirse de buen humor; pensar y actuar con precisión, sin torpeza; ser honrado, humilde, agradecido y amoroso.”
LOUISE HAY

Mi Historia

Al salir del colegio me formé como diseñadora industrial, fascinada por la capacidad humana de transformar la materia para manifestar su visión y modificar la realidad. Luego incursioné en el marketing queriendo aprender más acerca de nuestros patrones de comportamiento.

A través de mi carrera y profundizando en la sabiduría de la naturaleza como el “diseñador final”, me di cuenta que sólo entendiendo que somos un sistema interconectado perfecto, aprendiendo a vivir en unidad, honrándonos, respetándonos y amándonos a nosotros mismos y a nuestro entorno, es que podremos construir la realidad que deseamos.

Ese nuevo enfoque hacia la vida aumentó mi deseo de enriquecer y desarrollar mi espíritu y cambió completamente mi camino. Me llevó, entre otros, a llevar un estilo de vida basado en plantas, prácticas de meditación, yoga y atención plena. Por supuesto que no todo fue así de lineal porque esa no es la forma en la que funciona la vida, verdad?… Así, el entendimiento y transformación de mi vida son parte de un gran recorrido:

Durante varios años en silencio batallé con desórdenes alimenticios. En mi día a día llevaba una vida “normal” pero internamente me sentía vacía y muchas veces, debo confesar, no veía la salida.

La búsqueda del “éxito” en lugares equivocados, aunque socialmente aceptados, y el querer evadir mi insatisfacción, me llevó a todo tipo de comportamientos autodestructivos con los que solo conseguí lastimar una y otra vez mi organismo y mi autoestima. Sin embargo, hoy sé que gracias a ese caos inicié el camino de mi transformación.

Tras una ruptura amorosa armé mis maletas y emprendí un viaje, en el que además de irme a vivir a un nuevo país, me enfrenté a mis miedos y sombras. Me di cuenta que buscaba en otros las respuestas porque no había dirigido la mirada adentro, no me había preguntado qué era lo que realmente deseaba o mucho menos qué era lo que pasaba en mi interior.

A partir de ese momento me enfoqué en conocerme y nutrirme con herramientas de crecimiento espiritual, y apareció en mi vida una mujer fundamental en esta etapa, quien con herramientas de psicología tradicional, Junguiana, y chamánica me acompañó a recorrer un camino nunca antes explorado.

En medio de este proceso, opté por un estilo de vida vegano porque sentí afinidad con esta mirada integradora y respetuosa con el medio ambiente, y sobre todo, empática y compasiva con la vida humana y animal. Esa decisión fue muy controversial en aquel momento, en mi entorno, y dada mi historia con la alimentación. Por eso y por mi deseo de hacer las cosas cada vez más conscientemente, empecé a informarme y a educarme en temas de nutrición fisiológica, alimentación vegana, crudivegana, higienismo, etc.

Para ese entonces, si bien ya había superado la etapa más difícil respecto a mis desórdenes alimenticios, seguía sintiendo mucha ansiedad frente a los temas relacionados con mi apariencia y alimentación. Con los años descubrí que mi incipiente veganismo era en ese momento una postura de vida que pretendía ser compasiva con otros seres vivos, pero que yo no estaba dispuesta a tener conmigo misma.

Luego del fallecimiento de mi padre, y tras enfrentarme a la fragilidad de la vida, entendí que si bien el camino hasta allí implicó una enorme transformación en mi vida, le faltaba una pieza más a mi rompecabezas: yo no había descubierto cómo cuidar de mí misma y buscando evadir el dolor modificaba mi conducta alimentaria. En ese momento decidí que era hora de ir a la raíz del asunto: las emociones, por eso durante estos años he invertido mi energía en des-aprender viejos paradigmas y sanar mis heridas con amor y respeto, en seguir capacitándome apasionada y constantemente, aprendiendo y poniendo en práctica diferentes técnicas para acompañar a otros en su proceso.

La alimentación me abrió la puerta para estar aquí contándote mi historia; su conexión con las emociones me llevó a descubrir la riqueza que todos tenemos en nuestro interior. Pero sobre todo es, la llave que me conectó con mi propósito, con el poder decirte hoy que todo tiene un para qué y que aunque no siempre lo veas el universo trabaja para ti, para que descubras tu mejor versión.

Este camino de aceptarnos y amarnos incondicionalmente, y a la vez tomar responsabilidad y acciones diarias para generar nuestro bienestar, es uno que todos podemos, y estoy convencida que debemos, recorrer día a día sobre todo si deseamos cultivar una vida saludable y plena. Acompañarte para que tú también lo transites, inspirarte a que vivas una vida consciente y construyas hábitos que sean tus aliados y en ellos encuentres como nutrirte a todo nivel, me motiva y llena de felicidad.

Si como yo sientes que ya es tiempo de dar un paso más, para re-conectarte con tu sabiduría interna y atreverte a vivir la vida que deseas te invito a trabajar conmigo aquí y ahora!